Pequeña Historia de la Creación

La Academia de Medicina del Estado Táchira está vinculada a la valiosa herencia que dejaron escrita en páginas de la historia de la medicina tachirense aquellos galenos que ejercieron en el Hospital Vargas de San Cristóbal al final de la década de los treinta del pasado siglo. Un grupo de valiosos médicos en quienes el Dr. Elbano Adriani logro infundir la inquietud de crear, como en efecto se fundó el 17 de Abril de 1937, la Asociación de Médicos de ese Hospital Vargas, transformada más tarde en Sociedad Médica del Hospital Vargas  y que al mudarse los médicos que en aquel centro asistencial ejercían al Hospital Central de San Cristóbal en 1958, transformaron en Sociedad Médica del Hospital Central.

Para la historia de la Academia de Medicina del Táchira, la trascendencia de 1937 ,1958 y 1987 son trípode de un mismo proceso, caracterizados por idéntica aspiración institucional y científica, gracias a la  vinculación que se logró mantener entre las tres por la estrecha relación académica y de muy preciada amistad entre los doctores Elbano Adriani y Francisco Romero Lobo, merideños que quisieron como el que más nuestro terruño. El proceso iniciado en 1937 junto al desarrollado en 1958, cada uno con su propia fisonomía, con participación de actores que pertenecieron a ambos,  son vertientes de una misma historia que confluyeron para conformar, con la suma de nuevas voluntades, la plataforma que en definitiva forjó, el 07 de Marzo de 1987 el pilar sobre la cual se arraiga la Academia de Medicina del Estado Táchira.

La Sociedad de Médicos del Hospital Vargas se difuminó en la línea de entrada en funcionamiento del Hospital Central de San Cristóbal, en la raya del final de la actividad asistencial del Hospital Vargas de San Cristóbal y la continuación de esa actividad  en el nuevo edificio del CENTRAL, pero sin duda dando continuidad al esfuerzo creador del asociacionismo de los médicos del viejo VARGAS, ya  que en parte todavía eran los mismos.

La Academia de Medicina del Estado Táchira aparece entonces prolongando o mejor manteniendo en el tiempo el hilo rector de la Sociedad de Médicos del VARGAS que trasladada al CENTRAL, el 15 de Agosto de 1958 convierten en Sociedad Médica del Hospital Central y finalmente, cumpliendo con su propio encargo,  Francisco Romero Lobo, le hizo  tomar forma en 1987, apoyado por médicos que solo pertenecían al CENTRAl.  Dejemos claro que para el 07 de Marzo de 1987, Romero Lobo era el único sobreviviente junto a Elbano Adriani de aquellos que firmaron el acta constitutiva de la Asociación de Médicos del Hospital Vargas, pero este último nombrado  ya vivía en la Capital del país. Francisco Romero Lobo contribuyó, como el que más, a trasplantar la semilla, que  había ayudado a sembrar  a Elbano Adriani en 1937, primero al CENTRAL y luego continuó abonándola para que creciera y diera como fruto la  ACADEMIA DE MEDICINA DEL ESTADO TACHIRA. Con justicia el Dr. Francisco Vicente, Romero Lobo es el padre de esta Institución.

La creación de nuestra Academia ocurrió 126 años después de fundada la  Real Academia Nacional de Medicina (Española), en Abril de 1861 y  83 años después, de que en Abril de 1904 el Congreso Nacional derogó la Ley creadora del Colegio de Médicos de Venezuela y dispuso, que se estableciera la corporación denominada Academia Nacional de Medicina (Venezuela), la cual  se instaló el 11 de Julio de 1904. Ocurre también 20 años después de creada la Academia de Medicina del  Zulia, surgida a partir de la Sociedad Médico Quirúrgica del Zulia, el 6 de agosto de 1.967.

La  pequeña gran historia de la Corporación comienza con el persistente trabajo de su gran impulsor y los más cercanos colaboradores, venciendo dificultades naturales de todo comienzo, apartándose de derrotismos para hacer y dejar huella, convencidos de que el futuro pertenece   a  aquellos que creen en la fuerza capaz de materializar sus sueños.

Por eso empiezan a dar los pasos necesarios que sirvan de punto de partida y a comienzos de  1984, pronto a vencerse  el periodo estatutario de la Junta Directiva de la Sociedad Médica del Hospital Central de San Cristóbal se hizo la convocatoria para la elección de la nueva Junta. Un grupo de médicos integrado por los doctores José Ramón Castillo,  quien aspiraba a la Presidencia, Hernán González Valecillo, Delia Camargo, Rodolfo Valera y Marcos Labrador organizaron una plancha para competir en la mencionada elección.

En el marco de esas aspiraciones el 26 de Marzo los integrantes de la prenombrada plancha dirigieron un documento a todos los miembros  de dicha Sociedad  en el cual desglosaban su proyecto de gestión. En el numeral 10°, del mismo, expresaban que ante la proximidad del Cincuentenario de la  Asociación de Médicos del Hospital Vargas se proponían optimizar el nivel científico de los integrantes de la Sociedad Médica del Hospital Central, en procura de que se hiciera merecedora de su evolución a la condición de Academia Médica  y lo firmaban todos los médicos que componían la plancha.

La nacimiento de la aspiración expresada en el numeral 10° del proyecto de gestión ya nombrado se entiende mejor si tomamos en cuenta que el Dr.  Francisco Romero Lobo durante las sesiones quirúrgicas en los Pabellones de Cirugía del Hospital Central de San Cristóbal, especialmente en procedimientos quirúrgicos prolongados como era durante su cirugía predilecta, la cura de eventraciones, hacia frecuentes comentarios a sus ayudantes, acerca de la Academia Nacional de Medicina, de la Academia de Medicina del Zulia, del Hospital Vargas de San Cristóbal y los pormenores de la fundación de la Asociación de Médicos, de dicho hospital bajo la inspiración del  doctor  Elbano Adriani, secundado por él, único sobreviviente para la fecha y los doctores  Villasmil Candiales, Soulés  Baldó,  Alfredo J. González  y Eduardo Montilla. Durante el desarrollo de esas conversaciones fue como empezó a germinar y se fue robusteciendo la idea de emular aquel comienzo de 1937 y quizá a los colegas del Estado Zulia. Pensaron que así como la Asociación de  Médicos del Hospital Vargas  devino en Sociedad Médica del Hospital Vargas y se transformó después en Sociedad Médica del Hospital Central, por qué no conseguir que esta última  diera nacimiento a la Academia de Medicina del Estado Táchira.

Las predicas del doctor Romero Lobo, salpicadas de anécdotas e información detallada y oídas con mucha atención por sus colaboradores quedó quizá en la mayoría de ellos como informaciones que se fueron desvaneciendo de su memoria poco a poco, pero no sucedió así en uno de ellos, el doctor José Ramón Castillo, pues en él prendieron y se afianzaron, mantenidas en el tiempo y salían a relucir con entusiasmado fervor en las ocasiones que tuvo ocasión de manifestarlo.

Con motivo de la organización de los actos conmemorativos  del Cincuentenario de la Asociación de Médicos del Hospital Vargas que serían programados por la Junta Directiva de la Sociedad Médica del Hospital Central de San Cristóbal, el Dr. Francisco Romero les solicito  un espacio para exponer una  vieja aspiración suya. Hubo receptividad y les planteó la propuesta formal, la cual era  apoyada por un reducido grupo que concordaba con esa idea, para que desde el seno de la Sociedad Médica, pudieran dar los pasos necesarios con el firme propósito  de crear  la Academia de Medicina.

La Junta Directiva  de la Sociedad Médica del Hospital Central de San Cristóbal, presidida por el Dr. Rafael Márquez Morales en pleno, acordó nombrar una Comisión Asesora de dicha institución científica, constituirla  el Dr. Francisco Romero Lobo y José Ramón Castillo, para la Celebración  Cincuentenaria de la Fundación de la Asociación de Médicos del Hospital Vargas, pues encuentran  valederas razones que justifican el  positivo significado histórico que tiene la mencionada institución que cumple cincuenta años de su creación.

La Comisión Asesora, recién nombrada, tomó posesión el 15 de Junio de 1986 y efectuó la primera de las reuniones ese mismo día, durante la cual se tomaron las decisiones de   ampliarla incluyendo al doctor Hugo Murzi Matamoros así como al doctor José Duarte Balza para aquel momento Presidente del Colegio de Médicos  del Estado Táchira; nombrar al doctor José Ramón Castillo como Secretario Ejecutivo y Coordinador de la Comisión

Buscaron  información y sugerencias en la Academia Nacional de Medicina,la Academia Nacional de Historia de la Medicina y la Academia de Medicina del Estado Zulia y diferentes profesionales  . Con la información y orientación conseguida le dieron  forma a lo que denominaron “Anteproyecto de Ley Orgánica y Estatutos de la Academia de Medicina el Estado Táchira”.

El Preámbulo de aquel inicial Anteproyecto rezaba con mucha claridad lo siguiente: “La creación de la Academia de Medicina del Táchira, en la fecha cincuentenaria de la Sociedad Médica fundada el 17 de Abril de 1937, con el nombre de Asociación de Médicos del Hospital Vargas, de San Cristóbal, señala la anhelada meta de superación creadora en el amplio campo de la Ciencia Médica y de la Salud Pública regional”.

Se orientaron gestiones ante los organismos correspondientes con la fortuna de obtener, desde el primer momento, el más decidido apoyo de parte de los mismos.

Con el recién conformado Anteproyecto, la Comisión estableció comunicación con la   Gobernadora del Estado Táchira, la Licenciada Luisa Teresa Pacheco de Chacón y con el doctor Jorge Vega Pulido, Presidente de la Asamblea Legislativa del Estado Táchira, a quienes se les expuso pormenorizadamente lo que se tenía planteado con la intención de obtener el apoyo Institucional con una asignación oficial mensual para su funcionamiento, una vez creada, así como la posibilidad de una sede propia, para lo cual se sugirió una edificación anexa a la Biblioteca Leonardo Ruiz Pineda o la Casa Steinworth. También  fueron visitadas todas las fracciones políticas  que hacían vida en la Asamblea Legislativa del Estado y se consiguió unanimidad en apoyar la solicitud. Con el asesoramiento obtenido y el antecedente de la forma como otras instituciones de su tipo habían surgido, se logró que la Gobernación accediera a crear la Academia de Medicina del Estado Táchira mediante Decreto.

Seguidamente la Comisión Asesora, conjuntamente con la Comisión de Protocolo y Acervo Histórico de la Gobernación del Estado Táchira elaboraron lo que sería el texto del Decreto N° 19, que fue firmado y puesto el ejecútese el 7 de Marzo de 1987, naciendo ese día la Academia de Medicina del Estado Táchira, conformada por 20 Individuos de Número. Se designó una Comisión integrada por los doctores Francisco Romero Lobo, Hugo Murzi Matamoros, José Duarte Balza, José Ramón Castillo, Rafael Márquez Morales, Pedro Pablo Morales y Ramón Granados Márquez para la redacción final de los Estatutos y todas las diligencias necesarias para la estructuración definitiva de la Academia.

Para el  acto celebratorio del Quincuagésimo Aniversario  de la fundación de la Asociación de Médicos del Hospital Vargas, un emisario de la Comisión Asesora, el Dr. José Ramón Castillo   efectuó una visita  en su casa de habitación ubicada en la ciudad capital al doctor Elbano Adriani  para informarle del proyecto ya avanzado que se tenía, conseguir sus invalorables consejos y hacerle la  invitación formal para asistir a los actos preparados por la Sociedad Médica del Hospital Central de San Cristóbal orientados a la celebración de la efeméride de aquella Institución de la cual fue pionero, promotor y primer Presidente. Se mostró vivamente emocionado por el acontecimiento que continuaría marcando pauta en el conglomerado médico de Estado y el país, pero se excusó diciendo: “Lamentablemente mi salud no me permite viajar, pero de corazón estaré presente. Romero sabe hacer las cosas muy bien” y luego escribió una nota “para Romerito” como mencionaba a su compañero de luchas y sueños, de más de cincuenta años, el doctor Romero Lobo.

Mientras se desarrollaban los preparativos celebratorios, se empezó a dilucidar lo relativo a los requisitos para optar a ser Miembro de la Academia, pues tal como lo reza el Decreto N° 19 en su Artículo 1, los 20 Miembros de Número debían tener el título de Doctor en Medicina. En los registros del Colegio de Médicos del Estado Táchira había para aquel momento inscrito un total de diecinueve que cumplían con dicha condición y adicionalmente se sumaron dos. Revisados el Curriculum Vitae junto al respaldo documental se concluyó en conformar un grupo de nueve y luego ya constituida la Junta Directiva y aprobados los Estatutos decidir sobre los restantes sillones.

El  05 de Marzo  de 1988 se reunieron, previa convocatoria, en la Sala de Reuniones que servía de sede a la Comisión Técnica del Hospital Central los nueve  doctores seleccionados: Francisco Romero Lobo,  Luis Morales García, Luis M. Galindo, Francisco Cuesta Rivero, Ernesto Santander, Pablo Puky Lancy, Pedro Pablo Morales, Hugo Murzi Matamoros, no asistiendo el doctor Gustavo Sánchez Mora, y con  la presencia y participación de los doctores José Ramón Castillo y Rafael Márquez Morales. En la misma tomaron la palabra los doctores Romero Lobo, Murzi Matamoros y Castillo e hicieron un recorrido histórico de cuanto había realizado la Comisión Organizadora de la Academia y sobre los pasos y tramitaciones realizados para llegar a ese momento en que estaban reunidos. Llegados a considerar el punto de la conformación de la Primera Junta Directiva y tal como había sido sugerido, el Dr. José Ramón Castillo tomo la palabra y dirigiéndose a todos los presentes dijo: “Propongo como Secretario  Ejecutivo de la Comisión, Organizadora de la Academia, que se constituyó por  Decreto del Ejecutivo Regional de fecha 7 de Marzo de 1987, las siguientes postulaciones: Dr. Francisco Romero Lobo, como Presidente; Dr. Hugo Murzi Matamoros, Vice-Presidente; Dr. Luis Morales García, Secretario; Dr. Pedro Pablo Morales, Tesorero y el Dr. Francisco Cuesta Rivero para Bibliotecario.

El 9 de Marzo de 1988 en el Salón de Sesiones de la Asamblea Legislativa del Estado Táchira tuvo lugar el Acto de Juramentación y toma de posesión de la Junta Directiva y de los Individuos de Número fundadores de la Academia. Cuando el Dr. Francisco Romero Lobo hizo presencia en aquel pomposo acto y  se sentó, con mayestática humildad, en el sillón que ocuparía como Primer Presidente, tras juramentarse, portaba con contenido orgullo y su mente rebosante de fraternales recuerdos, la antorcha encendida que terminaba de colocar en el más alto pebetero de la Medicina regional, para que continuara haciéndose la historia de nuestra Academia. Esa fulgurante antorcha había sido traída desde Europa, sin todavía encenderla, por el doctor Elbano, Adriani, cuando después de revalidar su título en la UCV, se incorporó  al Hospital Vargas de San Cristóbal en 1935 y la cual  finalmente logró encender aquel memorable 17 de Abril de 1937, en ese centro hospitalario, al crear la ASOCIACION DE MEDICOS DEL HOSPITAL VARGAS.

El colofón de tan memorable acontecimiento estuvo a cargo del Rector de Rectores de la Universidad de Los Andes el Dr. Pedro Rincón Gutiérrez, mediante una pieza oratoria de hermoso contenido y gran sapiencia que engalanó y le dio gran prestancia al acto.

Dr. Egberto Zambrano