Obligaciones del Estado en la Lucha contra la Corrupción

Dr. Simón Peraza
Médico Patólogo
Miembro Individuo de Número de la Academia de Medicina del Táchira Venezuela

Introducción

En principio cuando uno aborda un tema que no es lo frecuente en el ámbito de su formación académica, debería definir algunos conceptos que si bien otros profesionales dan por entendido, otras personas no manejamos con exactitud algunos términos. El mes de marzo pasado celebramos veinte años de vigencia de la Convención Interamericana contra la Corrupción, un hito en la materia, en tiempos en que aún muchos reclamaban que éste era un tema del ámbito exclusivo de cada Estado nacional.

(Convención Interamericana contra la Corrupción 29 de Marzo de 1996)
El termino corrupción ha sido abordado extensamente en muchos textos, no obstante debe recalcarse que, el uso indebido de los recursos, el tráfico de influencias, el soborno, así como el delito transnacional en materia de corrupción, tanto de entes público como privados, son temas que están en el marco de las convenciones que se han dedicado al estudio del flagelo de la corrupción.

El concepto de Estado, como forma de organización socio-política de una entidad con poder soberano para gobernar y desempeñar funciones, es básico para comprender el por qué, es el Estado en gran parte el responsable de los delitos de corrupción, sin embargo la sociedad nacional, la empresa privada nacional o transnacional tienen su cuota de responsabilidad. “La política por su finalidad de lograr el bien común, tiene un contenido ético; para Aristóteles, la política es una forma de moral, se debe a la persona humana y al bien común. La actualización de la ética en el mundo político moderno está relacionada con el análisis de la corrupción.

Muchas causas motivaron que la corrupción fuese incluida como tema fundamental en la agenda internacional de organizaciones. Este tema se encuentra en la Convención Interamericana contra la Corrupción y la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción.
Antes de los años 90, el tema del comportamiento del Estado frente a la corrupción era considerado como un asunto de jurisdicción doméstica y, por ende, que estaba regido por el correspondiente ordenamiento jurídico nacional.

El tema comenzó a ser tratado en la Organización de Estados Americanos y en las Naciones Unidas a comienzos de la década de los 90, siendo en la actualidad los dos más importantes instrumentos internacionales adoptados: la «Convención Interamericana contra la Corrupción» (OEA), de 1996, y la «Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción», adoptada por la Asamblea General de la ONU el 31 de octubre de 2003. Es interesante destacar que es en América Latina y particularmente en Caracas en donde se realizó el encuentro Convención Interamericana contra la Corrupción

La Convención Interamericana, consta de 28 artículos desglosados y un preámbulo; considero que tiene dos propósitos fundamentales: el primero se refiere a las acciones internas que cada Estado puede adoptar para promover y fortalecer el desarrollo de los mecanismos necesarios para prevenir, detectar, sancionar y erradicar la corrupción El segundo es de naturaleza internacional y se refiere a las acciones tendientes a promover, facilitar y regular la cooperación entre los Estados partes, a fin de asegurar la eficacia para prevenir, detectar, sancionar y erradicar los actos de corrupción en el ejercicio de las funciones públicas. Para evitar, que la Convención quedara en las vitrinas de las Cancillerías de la región, los Estados Miembros crearon en el 2002, un mecanismo de seguimiento de su implementación (MESICIC). Se trata de un instrumento de evaluación recíproca entre los Estados, con participación de la sociedad civil y el apoyo técnico de la Secretaría General de la OEA, que ha adoptado hasta ahora 126 informes con recomendaciones específicas para erradicar la corrupción, que se hacen públicas, y que todos los países signatarios deberían seguir.

El MESICIC, ayuda a cerrar la brecha entre la Convención y la realidad del día a día, en los países signatarios. Por eso, sus análisis se centra en áreas cruciales como: conflictos de intereses; servidores públicos y sus declaraciones patrimoniales; acceso a la información y la participación de la sociedad civil; controles internos en empresas; la tipificación de actos como el soborno transnacional y el enriquecimiento ilícito; la protección de denunciantes; y la asistencia recíproca para el juzgamiento de sus autores.

La Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción

El 31 de octubre de 2003, la LVIII Asamblea General de la ONU aprobó una resolución mediante la cual se adoptó la Convención de la ONU contra la Corrupción, la cual fue abierta a la firma, en la conferencia celebrada en Mérida, México en diciembre de 2003. La Convención de la ONU contra la Corrupción, es más extensa que la Interamericana, consta de 71 artículos contenidos en ocho capítulos. De un gran alcance, pero que en términos generales, en mi opinión, mucho de su contenido es similar al recibido de la Convención Interamericana contra la Corrupción.

El análisis jurídico de los 71 artículos, escapa de mi ámbito profesional, no obstante se puede inferir que ambas Convenciones han pretendido promover y fortalecer las medidas para prevenir y combatir la corrupción ,promover la integridad, la obligación de rendir cuentas, y un punto importante es promover la participación de entes internacionales, su enlace y cooperación.

Convención de Naciones Unidas contra la corrupción “Ambas convenciones consideran la prevención como fundamental.
Por otra parte la convención de la ONU ha tipificado como susceptibles de constituir delitos ciertas conductas como el soborno del sector privado; que no se encuentran la Convención Interamericana.
Otro aspecto es el delito de corrupción transnacional, lo cual es de suma importancia ya que todos los Estados no contemplan esa modalidad y en mi opinión facilita la existencia de paraísos fiscales y rutas de desviación de capitales.

Conclusiones.

Pareciera que la impunidad ante la corrupción es cada vez menor y mucho se ha avanzado en estas dos décadas. No obstante el papel del Estado, ante este delito es fundamental y si un Estado no se interesa en aplicarla, difícilmente se pueden controlar todas las variables que genera la corrupción y si a eso le sumamos la corrupción internacional y la participación del componente privado, aunado a la falta de legislación sobre corrupción en las organizaciones no gubernamentales en algunos Estados, el asunto se torna más difícil.

Las consecuencias de la corrupción pueden manifestarse en muchos ámbitos de la vida, algunas son imperceptibles hasta que el daño es irreversible y de magnitud inconmensurable. En mi área de trabajo puedo citar un sinfín de ejemplos, no solo en el campo de la patología aplicada a la de justicia en el campo penal, sino en el día a día de la patología clínica ;personas que no deberían morir, y la destrucción del sistema de salud con la falta de programas preventivos, retraso en los diagnósticos y en los tratamientos que producen desenlaces fatales .La corrupción genera un ciclo perverso de la adversidad y contraviene el concepto de salud como un perfecto estado de bienestar psicológico físico y social y no exclusivamente ausencia de enfermedad.

Existe la necesidad de afrontar en forma transdisciplinaria este problema. La lucha contra la corrupción es un proceso que requiere medidas preventivas y represivas, nacionales e internacionales; y que necesita que los Estados, el sector privado, la sociedad civil y la comunidad internacional compartan las responsabilidades y sean parte de la solución.
La corrupción es un problema que debe ser evaluado en el marco de lo que se conoce como “El Pensamiento Complejo” en donde disciplinas aparentemente dispares convergen hacia la solución del problema
. “Es importante aprender a ver el bosque sin dejar de ver los arboles”

Referencias

  1. Bracamonte E., Eduardo. (2002). Política, Estado y gobierno. Revista Ciencia y Cultura, (10), 73-78. , http://www.scielo.org.bo/scielo.php
  2. “Convención Interamericana contra la Corrupción OEA), de 1996 —2“Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción “ Adoptada por la Asamblea General de la ONU el 31 de octubre de 2003
  3. Cristian Orrego. LA CORRUPCIÓN: CÁNCER DE 5LA SOCIEDAD 2018 Marzo Abril.https://www.elmundodemanana.org/revistas/2018/marzo-abril/la-corrupcion-cancer-de-la-sociedad
  4. Andrews José Paiva Cabrera. Edgar Morin y El pensamiento Complejo REVISTA CIENCIAS DE LA 7EDUCACION Año 4 • Vol. 1 • Nº 23 • Valencia, Enero – Junio 2004 PP. 239-253“
  5. MANUAL CONTRA LA CORRUPCIÓN
    12 ACCIONES Y UN MANDATO Transparencia Venezuela MANUAL CONTRA LA CORRUPCIÓN. 12 ACCIONES Y UN MANDATO
    Edición y distribución: ©Transparencia Venezuela – 2019
  6. Leyes para combatir la corrupción SOURCE BOOK | CAPÍTULO 27 | LEYES PARA COMBATIR LA CORRUPCIÓN

Nota: Las opiniones aquí emitidas, son de responsabilidad exclusiva del autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *